miércoles, 10 de junio de 2009

La pregunta

Este relatillo se lo dedico a todas aquellas personas que lo entienden y que me entienden. Porque sin ellos probablemente este blog seguiría sólo dentro de mi cabeza.

Sabía que no lo ibas a hacer, que no me lo preguntarías. Lo sabía. Incluso antes de decirte nada. Antes de encontrarme contigo. Antes de pensar que iba a verte... Y aún así, día tras día, volvía contigo. El resto para mi no eran iguales. En su día hubo alguien a quien tuve mucho aprecio. No sólo recurría a esa persona cuando todo el mundo se daba la vuelta y pasaba de mi. No. Realmente me gustaba. Era algo maravilloso. Realmente sentía aquello que hacía y así me lo demostraba. Pero eso era antes. No se porque se fue... Asique solo me quedabas tú.

Tú.

Y así fue esta mañana de nuevo. Yo te dije lo que quería y me volviste a mirar con aquellos ojos. Esos ojos que se clavaban como puñales y hacían que me arrepintiese de lo que había hecho. Entonces tú te dabas la vuelta, y mientras te ponías a dar voces y a pasear a un lado y otro del estrecho pasillo haciendo lo que te había pedido, yo me quedaba allí, inmóvil con mi cartera en la mano, pensando que quizá esta vez me preguntases: “¿Cómo?”

Y mientras te miraba, alguien me golpeó en el hombro y me dijo:

-¿Has pedido ya?

-Si, ya está en ello. ¿Vais cogiendo sitio y ahora vienes a ayudarme a llevarlo? – Después bajando el tono de voz – Intentaré que la ponga templada.

Pero al darme la vuelta,“Tachán”, ya estaban los dos cafés hirviendo sobre la barra de nuevo...

¿Tanto cuesta poner la leche templada o preguntar como la quieres?

Lo sabía.... siempre me haces la misma... Alguna vez dejarás de poner leche del infierno infernal.

7 comentarios:

Rebeca dijo...

Ese tío te odia, tienes que aceptarlo...

Irene dijo...

Jajajajaja! Me ha encantado! Además me estaba rayando un huevo pensando 'no entiendo nada' hasta el final! Es genial =).Yo si fuera tú, me llevaría un brick de leche a la escuela y lo pediría solo. Es una solución. Porquue llevar hielos es más complicado.

Acuática dijo...

Me ha pasado lo mismo que a Irene... que risa!!!. Tienes mucha afición a este tipo de cuentos (me recuerda al de las pelusas). De todos modos, a lo mejor te interesa saber que la mejor manera para comprobar la temperatura del café es metiendo el dedo dentro del vaso... (a lo mejor si que lo sabías...). Ah!, la temperatura óptima son 10 milijorgios ;)

Iorgeus dijo...

Rebeca: si, me odia... a mi y a otros cuantos. Pero esto es ficcion eh?

Irene: Creo que me voy a llevar a una vaca... o no? no hace falta... basta que pedirle un poco de leche a los filetes poco hechos de cafeteria!! :) para el hielo supongo que habra pinguinos...

Acuatica: No es por nada, pero los Jorgios son unidad de suerte!!! Por favor, mira que no saber eso ... :)
y si... tengo que probar algun dia lo de meter el dedo en el cafe... creo que ademas cuando tocas algo ya es tuyo no? xD

:) Quiero que actualiceis las 3 comentaristas!!! :)
bzts pa las 3!

Acuática dijo...

Es que teniendo suerte 10 milijorgios no te quemas el dedo... Ains, cuantas cosas te quedan por aprender...

Rebeca dijo...

Ahhh no sé, como tú eres de los que piensan que un blog es un diario me he tomado la licencia... =)

antonio dijo...

Halaa!! con 10 milijorgios te da para aprobar LECM con uno 5.0!!

El cuento...buenísimo, la sensacion entre la primera y la segunda vez que lo lees no tiene nada que ver jeje me ha encantado :)

PD: No sabia yo que ya tenía identidad como blogger...